top of page

La Decisión

En el blog pasado les contaba un poco sobre la meditación y su ayuda en momentos de caos. Asimismo les hablé un poco del pedir lo que se requiere en la vida. Estos dos temas los estuve pensando en la semana, más que pensar los quería entender tal cual en cómo explicar de manera que tuviera lógica y fuera más palpable la herramienta.



Entre muchas pláticas que tuve esta semana con gente especial de mi tribu (Construí mi tribu como mi gente que me sostiene y viceversa, me gustó mucho el nombre tribu y se quedó). Estuvimos tocando el tema, del Gran Misterio, del gran despertar espiritual que todos hablan y el como ha sido afectado en el presente con tan distintas connotaciones que se han construido alrededor de la palabra. Es un tema que me encantará compartir en un futuro, con más calma. Hoy presente, quiero llegar con la conclusión que tuve.



¿Dónde empecé a pedir? ¿Cómo empecé a pedir? ¿En qué momento pedí algo o cómo me di cuenta? Fueron muchas preguntas las que anoté a mi mente, lo platique con mi diario y también solté al Universo. La respuesta llegó en un libro que, por alguna razón, me desistía a leer o escuchar (Los audiolibros han sido perfectos para completar mis caminatas). Esa respuesta fue, a partir de la decisión de cómo querer vivir.



Esa es una clave que les vengo a compartir (me gustaría recalcar, al ser un universo las claves son infinitas si encuentras algo que resuena contigo tómalo y sino esta bien a seguir descubriendo), decidir qué quieren en su vida. De aquí quiero desglosar unas ideas:

  • La primera es que sea un querer desde la emoción. Es decir, si te gusta vivir con la paz, decide crear tu vida con el mismo sentimiento que genera todo tu cuerpo cuando encuentra paz. Es muy distinto como cada quien vive las emociones, por lo que todo asócialo a cómo vives las emociones.

  • La segunda, tu mente es la herramienta más potente. Es la maestra de todo tu presente y el cómo cargas o no el pasado. Una buena forma de empezar a reconocer que tu mente no es aparte sino parte de ti, es meditando. Con 3-10 minutos del día que comiences a meditar te dará la oportunidad de ver cómo esta tu mundo interno y de ahí podrás transformar.

  • La tercera, ser humano, dejarte sentir y vivir. Si cargas algo del pasado, perdónate, perdona tus relaciones. El perdón es un tema bastante complicado, que si se logra hacer con la intención de vivir desde el amor libera cadenas que nunca imaginamos. No es forzoso y hay momentos que costará más trabajo el perdón, aquí es donde volvemos a la idea principal, sé humano. Es parte del trabajo terrenal, date el tiempo, el espacio, el trabajo necesario. Tu transformación será resultado de la perspectiva con la que decidas vivir tu humanidad.




Me encantaría compartir más ideas, sin embargo, creo que estas 3 conforman perfecto lo poco que he entendido en el camino acerca de tomar decisiones de mi vida. Te invito a explorar tu mundo interno, entender tus emociones, decidir qué es lo que requieres o cómo quieres vivir tu vida a través de estas tres ideas que las podrás ir anotando en un cuaderno o papel.

Algo muy importante, todo cambia, por lo que no temas si hoy decides algo que mañana ya no quieras. Lo bonito del proceso es que al decidir desde la consciencia se vuelve sencillo el soltar y cambiar la perspectiva. Somos almas en un viaje terrenal con procesos de evolución y transformación constante.

Gracias por leer, te deseo que seas y te reconozcas como un ser bendecido.

Hecho está.

 

RECOMENDACIONES: Todas las recomendaciones tienen link incluido para que ingreses sin problema.








13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page